Skip to main content

Business Intelligence para gestionar flota de vehículos

Published
04 diciembre 2020 18:12

En la actualidad son pocos los sistemas que ofrecen data sintetizada y orientada a cada tipo de negocio. Por lo general, las empresas que brindan servicios de GPS cuentan con mucha data, pero pocas logran sintetizarla. El objetivo debe ser convertir la data en conocimiento útil para el negocio. Para ello, existen herramientas que permiten realizar esta síntesis. Una de ellas es el dashboard.

El dashboard es una herramienta de business intelligence que permite, de manera visual, mostrar los KPI’s que afectan o suman para alcanzar algún objetivo. Con ellos podemos realizar un análisis directo de algún problema y llegar de manera rápida a la toma de decisiones, así como también al planteamiento de soluciones.

Existen muchas características para que el resultado visual del dashboard elaborado logre resultados. Para llegar a ello, es necesario que este en principio sea entendible para cualquiera y que todo deba actualizarse en tiempo real.

Por ejemplo, si yo cuento con una flota de vehículos los cuales deseo gestionar, mediante la siguiente gráfica es posible diferenciar la cantidad de viajes realizados en los últimos meses, así como también el kilometraje acumulado de toda mi flota, sumado a las horas trabajadas e, incluso, analizar el tiempo en ralentí (*) acumulado.

A su vez será posible poder categorizar los diferentes rangos de trabajo que tienen algunas unidades vehiculares y diferenciar las más proactivas.

Al compararlas con las horas de actividad y el tiempo por “ralentí” sabré si realmente la unidad cumplió con los objetivos.

Es posible obtener hasta cálculos de diferentes tipos de rendimiento de combustible y compararlos con los meses anteriores, a su vez, conocer la cantidad de combustible consumido para compararlo con el gasto que se hace por el mismo mes a mes.

El enfoque de análisis del tracking actualmente se basa no solo en mediciones cuantitativas, sino espera también que estas sean dinámicas y que permitan medir, puntuar y proteger al conductor. Para ello, se consideran 3 tipos diferentes de análisis de conducción:

  • Driving behavior (eventos de conducción tradicionales- aceleración brusca, frenada brusca, stops, etc)
  • Eco Driving (estilos de conducción relacionados al consumo, ralentí, emisiones, etc.)
  • Care Driving (atención en la conducción-fatigas, distracciones, etc.)

Ya sea analizándolos independientemente o en conjunto se puede lograr obtener una puntuación general de cada conductor, con la finalidad de proteger su reputación y tomar decisiones de manera inmediata.

En conclusión, este tipo de herramientas permitirán a todo negocio que cuente con una flota de vehículos y desee gestionarla, pueda ahorrar, crecer y tomar decisiones correctas en base a su propio estándar.

(*) Número de revoluciones por minuto que debe tener el motor de un automóvil u otro vehículo cuando no está acelerado.